El río

Ubicación

El río Cares, situado en el norte de España, es uno de los ríos más emblemáticos de la región de Asturias y Castilla y León. Su curso serpenteante que atraviesa la cordillera de los Picos de Europa le confiere una belleza natural excepcional, convirtiéndolo en un destino turístico popular tanto para amantes de la naturaleza como para aficionados al senderismo.

Senderismo

La actividad de senderismo en el desfiladero del Cares es una experiencia única que atrae a amantes de la naturaleza y excursionistas ávidos en busca de aventuras en los impresionantes paisajes de los Picos de Europa, en el norte de España. La Ruta del Cares, también conocida como la «Garganta Divina», es uno de los senderos más famosos y espectaculares de la región.

El sendero, que se extiende aproximadamente por 12 kilómetros entre las localidades de Poncebos y Caín, ofrece a los excursionistas la oportunidad de sumergirse en un entorno natural espectacular, con paredes de roca vertical que se elevan a ambos lados y el río rugiendo en el fondo.

La caminata a lo largo de la Ruta del Cares no solo destaca por sus paisajes imponentes, sino también por la diversidad de terrenos que presenta. Desde senderos tallados en la roca hasta caminos más suaves que serpentean entre prados y bosques, la ruta ofrece una variedad de experiencias. Los aventureros también pueden atravesar varios puentes colgantes y túneles excavados en la roca, agregando un toque emocionante a la travesía.

El senderismo en el Cares brinda la oportunidad de apreciar la flora y fauna de los Picos de Europa, con la posibilidad de avistar aves como el buitre, el águila real o el quebrantahuesos, cabras domdesticas y otras especies autóctonas. Además, numerosos miradores estratégicamente ubicados a lo largo del camino permiten a los excursionistas detenerse y contemplar vistas panorámicas inigualables.

Es recomendable planificar la caminata con anticipación, teniendo en cuenta factores como las condiciones climáticas y la duración del recorrido. La Ruta del Cares puede abordarse en ambas direcciones, pero la mayoría de los excursionistas eligen comenzar en Poncebos, la parte asturiana.

En definitiva, el senderismo en la Ruta del Cares es una experiencia fascinante que combina desafío físico, conexión con la naturaleza y la oportunidad de explorar uno de los entornos más impresionantes de España. Ya sea para los amantes del senderismo experimentados o para aquellos que buscan una aventura memorable, el desfiladero del Cares se presenta como un destino imperdible en el corazón de los Picos de Europa.

Historia

La historia del río Cares se entrelaza con la de las comunidades locales que han habitado sus orillas a lo largo de los siglos. En la antigüedad, las riberas del Cares sirvieron como ruta de paso y comunicación entre las aldeas aisladas de la montaña, facilitando el intercambio cultural y comercial. La presencia de antiguos caminos y puentes a lo largo de su curso atestiguan la importancia histórica de esta vía fluvial.

El río Cares nace en el macizo central de los Picos de Europa, en la conocida Fuente de la Canalona, a una altitud de aproximadamente 2,200 metros sobre el nivel del mar. A lo largo de sus más de 60 kilómetros de recorrido, el río atraviesa profundos desfiladeros y valles escarpados, creando un paisaje de gran espectacularidad. Uno de los tramos más destacados es la Garganta Divina, donde el río se encajona entre altos acantilados, ofreciendo vistas impresionantes.

El entorno que rodea al río Cares es caracterizado por su biodiversidad, con una flora y fauna variada que encuentra refugio en los bosques frondosos y en los picos rocosos de los Picos de Europa. Además, a lo largo de sus márgenes, se pueden encontrar pequeñas localidades con encanto que han sabido conservar su arquitectura tradicional y su modo de vida rural.

La presencia romana en los Picos de Europa y sus alrededores no está tan bien documentada como en otras partes de la península ibérica, pero hay evidencias de que los romanos pudieron haber influido en la región. Los romanos, conocidos por su habilidad en la minería, podrían haber explotado recursos minerales en las cercanías de los Picos de Europa. La presencia de minerales valiosos o estratégicos habría atraído la atención romana.

Durante la época romana, la península ibérica formaba parte del Imperio Romano, y las legiones romanas establecieron una red de caminos y vías de comunicación para facilitar el movimiento de tropas y mercancías. Es posible que algunas de estas rutas hayan pasado por las zonas cercanas a los Picos de Europa.

Abrir chat
Escanea el código
¡Hola, soy Kike!
¡En que puedo ayudarte?